9. El Fundamento

Capítulo 9. En tiempos de crisis mejor comer con fundamento. AyudaMOS.

AyudeMOS y Mañiña

Mañiña y la cocina con fundamento: Ayúdense y les AyudaMOS.

Aaaaayyyyy … qué desastre, mis cielos.

Les digo que esto está vacío. Tan grande que era Madrid, o Madriz, como le llaman aquí, o los madriles como le llaman allí, y esto está vacío. Hay toque de queda en las calles desde la noche hasta la mañana, y la gente desaparece. Es el fin del mundo conocido, porque fui a por lotería a Doña Manolita, pallá pal centro, y yo me había llevado la Pronto y todo para leer y una silla de casa, por las colas que se hacen … y señor@s, ¡estaba vacío! Todo fue rapidísimo, y yo que pensaba disfrutar esa cola … nada. Pim, pam. Llegar y triunfar. Me recordaba a un novio que tuve que tenía ese problema que le dicen la inyeción precoz, que el pobre era un suspirito. Total que he visto que aquí hay un problema muy grande y he hecho lo que siempre se ha hecho allí, que es arremangarse. Y cuando hay problemas … AyudaMOS.

Mañiña fundó La Papita pal Kilo

 

DEJEN QUE LES ECHE EL CUENTO:

 

 

En el último episodio había descubierto que las silofónías venían de la Puerto de Alcalá y le echamos aceite, ¿recuerdan? Entonces me di cuenta de que tengo una misión, que estoy en Madrid por algo, pero en ese momento no sabía muy bien por qué. Y cuando menos me lo esperaba, tuve una visión. Como yo soy más de comer que de iglesia, en vez de la virgen o de algún santo, no adivinan quien se me apareció … ¡Doña Inés! Pero no la de Don Juan, no. Doña Inés la de Haría. Ustedes recordarán que en tiempos ella siempre tenía una olla lista para comer, y que por allí acabó pasando todo el mundo, incluído el chico aquel de las pinturas, César, que estuvo bien de tiempo fuera, pero luego volvió. A mi me llegó a comentar que volvió sobre todo por la comida de Doña Inés, les diré. Y es que ella en su casa servía comidas. Y el menú era lo que ella hacía en el día, y la comida era riquísima y tradicional, con la sazón de toda la vida. Tanto que como les decía, pasaban gentes de todo tipo, también el chico aquél que cantaba, Alfredo Krahe creo que se llamaba, así con barba y voz profunda. Y también cancilleres y vete tú a saber.

Total, mis hijos, que estoy yo en el baño, concentrada en el desastre que hay montado con el bicho, y pensando en alguna salida, cuando oigo un ruido en la cocina, y una voz que me llama: “Mañiña. ¡Mañiña! levanta ya que te salen almorranas, y ven pacá!” Me levanté a toda prisa, y me fui pa la cocina. Y vi que la voz salía de una olla. Miré dentro con un poco de susto, y allí mismo, en el caldo de cilantro que había preparado para mi tataranieto Raúl Enrique vi la cara de Doña Inés. Se los juro, que se rompa una pierna Raúl Enrique ahora mismo si miento. Y con una voz como de dentro de la alcoba me dijo muy solemne: “¿Que pasó mi niña? ¿Comostáh?” Yo le iba a contestar, pero en cuanto abrí la boca aquella Olla (Doña) Inés dijo “Cállate. Era una pregunta retórica. Y escucha bien. Ya se que están pasando apuros. Tonseh, es el momento de ponerse en marcha y ayudarte a tí misma ayudando a otros. Acuérdate de mi, que en los tiempos duros salí adelante haciendo feliz a la gente con mi cocina directa y sincera, rica y con fundamento. ¡Sal, Mañiña! ¡Échale sal al asunto! ¡Sal y continúa mi obra!” Y en ese momento aquello rompió a hervir, y la cara dejó paso a una papa.

Lo comenté con Raúl Enrique de la Coromoto, y juntos nos pusimos a descifrar el enigma de Doña Inés, y llegamos a la conclusión de que en estos momentos lo mejor es echar a caminar y salir palante mientras AyudaMOS.

 

Mañiña fundó La Papita pal Kilo

 

MAÑIÑA TE ACONSEJA:

HOY Cómo salir palante mientras AyudaMOS.

 

Todo el mundo está con la vida patas arriba, y con la cartera vacía. Antes teníamos tiempo y perritas para apañar las comidas. Pero ahora, con el teletrabajo, los ERTES y los chiquillos en casa no da tiempo para nada. Por eso nosotros te AyudaMOS. Cocinamos para tí, y lo hacemos en tu casa, y te lo dejamos todo listo, o te lo llevamos convenientemente envasado. Cocinamos para el número de días que quieras, y tú solo tienes que sacarlo y consumirlo. Si lo hacemos en tu casa llevamos nuestro material y luego nos lo llevamos. La única diferencia entre el antes y el después de nuestro paso será que tu nevera tendrá listo para descongelar y consumir los platos que tú nos digas. Así de fácil. Y todo con el saborrrr de Mañiña.

Y la ayuda de mi pinche Raúl Enrique.

¿Quieren probar, con humildad, la mejor comida casera del mundo? ¿quieren olvidarse del problema de cocinar todos los días, pero no perder un ápice del sabor y el flavor de la comida casera y con fundamento?

¡¡Hagan su pedido ya mismo AQUÍ!!
¡¡No se pierdan esta oferta sobrenatural!:

Los diez primeros pedidos de esta semana llevan de regalo un tarro de muestra de nuestros mojos, ¡¡para que tengan fundamento!!

 

Inicio         

Síguenos en Twitter!!

Síguenos en Insta!!

Síguenos en Facebook!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *